Saltar al contenido

Que es el vaginismo y como afrontarlo

noviembre 10, 2018

El vaginismo, es la dificultad de realizar el coito, debido a contracción involuntaria de músculos ubicados en el tercio inferior de la vagina.

Una de las causas frecuentes del vaginismo es psicológica.

Otras de las causas pueden ser producto de:

  • Falta de información sexual.
  • Mala comunicación, que conducen al miedo o temor.
  • Experiencias traumáticas.
  • Miedo a salir embarazada.
  • Temor a contraer enfermedades de transmisión sexual.
  • Experiencias dolorosas al visitar al ginecólogo
  • Experiencia de abuso sexual.
  • Infección vaginal.
  • infecciones vaginales
  • Trauma durante el parto
  • Secuelas tras cirugía ginecológica.

Clasificación del vaginismo

El vaginismo está clasificado en dos tipos:

  1. Vaginismo primario: Tiene lugar cuando una mujer nunca ha mantenido relaciones sexuales o logrado algún tipo de penetración. Muchas mujeres no se dan cuenta de que padecen vaginismo, sino hasta el momento en que intentan tener penetración vaginal.
  2. Vaginismo secundario: Se origina cuando una mujer que ya ha tenido penetración vaginal, de repente se siente incapaz de ello.

Síntomas

Los síntomas podrían variar, todo va a depender de la intensidad de contracción de los músculos de la zona.

Pueden iniciar con una leve sensación de ardor o con el cierre total de la abertura vaginal.

La contracción involuntaria es capaz de aparecer repentinamente mientras se practica el acto sexual.

  • Ardor, picor y tensión muscular vaginal durante las relaciones sexuales.
  • Dolor, en mayor o menor medida, que puede dificultar o incluso imposibilitar la penetración.
  • Incomodidad persistente ante las relaciones sexuales.
  • Dolor sexual continúo de origen desconocido.
  • Dificultad o incapacidad total para insertar un tampón.
  • Dificultad al someterse a una exploración ginecológica.
  • Posibilidad de insertar tampones o llevar a cabo una revisión ginecológica pero incapacidad de penetración sexual.
  • Posibilidad de penetración sexual pero incapacidad de experimentar un orgasmo por la sensación de incomodidad o dolor.

Tratamiento del vaginismo

  • Reeducacion de los músculos del suelo pélvico, para que respondan efectivamente ante estímulos.

Entre algunos métodos están:

  • Terapia para encontrar ya sean motivos psíquicos o emocionales por los que la mujer relaciona el sexo con una experiencia negativa
  • Ejercicios para identificar los músculos del suelo pélvico
  • Técnicas de contracción-relajación de los músculos
  • Técnicas de inserción y dilatación gradual: Utilizando dilatadores vaginales

El vaginismo debe tratarse tanto física como emocionalmente, al menos eso es lo mas recomendable.

La afección no empeora con la ausencia de tratamiento, a menos que se continúe intentando la penetración. Algunas mujeres prefieren abstenerse del sexo y no buscan tratamiento.

Identificar las causas de esta dolencia es fundamental para el tratamiento