Ante picaduras de abejas y avispas la zona de la piel se enrojece, se inflama y duele. En ocasiones el malestar que produce estas picadas no queda allí. Puede presentarse una reacción alérgica grave y poner en peligro la vida de una persona. No esperes a estar en una situación así para averiguar qué hacer para controlar la reacción alérgica. Sigue leyendo que, en esta entrada, te explicamos cómo comportarse en caso de picaduras de abejas y avispas.

Evaluar la reacción alérgica

En caso de picaduras de abeja o avispa lo primero que debes hacer es: evaluar la reacción alérgica que te produce. Es necesario saber con prontitud si necesitamos atención médica o bastará con los cuidados que tomemos en casa. Por lo tanto, determina si tu reacción es leve, moderada o grave.

  • Reacción alérgica leve: se localiza solo en el área de la picada. El área estará roja e hinchada, con un punto blanco en donde entró el aguijón y puede picar. El ancho o diámetro de zona picada iría de 1 a 5 cm. El centro del área picada por el aguijón suele ser de color blanco.
  • Reacción alérgica moderada: presenta las mismas características de la reacción leve, pero el área de la picada será más grande. El enrojecimiento y la hinchazón se extiende más de 5 cm. El punto máximo de la reacción se alcanza pasadas las 48 horas del momento de la picada.
  • Reacción alérgica grave: puede presentar: urticaria crónica, latidos rápidos, debilidad, lengua y garganta hinchadas, diarrea, dolor abdominal o en el pecho, ansiedad, tos y respiración forzada, presión arterial baja, perdida del conocimiento. De no tratarse la reacción alérgica grave ocasiona la muerte.

Averiguar qué nos picó

Para aplicar los primeros auxilios en caso de picaduras de abeja o avispa demos averiguar qué nos picó.  Si no viste cuál de los dos insectos fue el que te picó, ten en cuenta que: las avispas no dejan el aguijón, mientras que las abejas sí dejan el aguijón dentro de tu piel.

Prestar primeros auxilios

Primeros auxilios para picaduras de avispas. Si no ves el aguijón, lava con agua y jabón la zona donde te picó la avispa. El agua fría te ayuda a minimizar el malestar. En cambio, el agua caliente aumenta la circulación de sangre hacia la zona afectada y aumentará la hinchazón. Luego de lavarte puedes aplicar compresas frías o de hielo para contribuir a bajar la inflamación (Durante 20 minutos y una vez por hora hasta desinflamar). En caso de usar hielo, no lo apliques directamente en tu piel para que no te lesione. Más bien coloca el hielo en una toalla y ahí si puedes ponértela en el área de la picadura. Para calmar la picazón en el área de la picadura, si es muy intensa, aplica sobre ella una crema tópica con corticosteroides. O toma un antihistamínico oral, el Benadryl puede funcionar. Si la zona afectada te duele, el ibuprofeno o el paracetamol te aliviarán.

Primeros auxilios para picaduras de abejas. Si ves un aguijón en el centro de donde te picó la abeja, retíralo inmediatamente. Porque el aguijón cuenta con un saco adherido que, aun cuando ya la abeja se fue, sigue introduciendo veneno en tu cuerpo. No retires el aguijón con una pinza o con tus dedos. Ya que, si aprietas el saco, el veneno ingresará más rápido en ti. Más bien, rásca la zona con los dedos (antes lávate bien las manos) o con la orilla de una tarjeta de crédito, hasta que atrapes el aguijón y lo retires sin apretar el saco. A partir de aquí, trata la zona picada igual como lo harías con la picadura de avispa: lava, aplica compresas frías y administra los medicamentos necesarios.

Cómo comportarse en caso de picaduras de abejas y avispas que se complique

Lo que comúnmente pasa luego de picaduras de abejas y avispas es que a las horas los síntomas disminuyen. En cambio, si al pasar las horas los síntomas aumentan significa que se presentó una reacción alérgica moderada o grave. De presentarse algunos de los síntomas de reacción alérgica grave (síntomas que se describen en este artículo) hay que acudir al médico inmediatamente. Estos síntomas pueden presentarse minutos o hasta una hora después de que la avispa o abeja piquen.

Si ya sabes que eres alérgica a las picaduras de abejas y avispas tienes que tomar precauciones para evitar una desgracia. Es recomendable que lleves siempre contigo un autoinyector de adrenalina para detener la reacción alérgica grave. A penas te pique una abeja o avispa ponte esa inyección en el muslo. Y llama o acude a emergencia rápidamente.